Oración Vocacional

reflexion

Aquí estoy, Señor, en tu presencia.
Y sé que estás mirando, pendiente, disponible.
Dame oídos abiertos,
de discípulo atento a su Maestro.
Quiero escucharte, Señor,
escuchar tu palabra, escuchar tu llamado;
quiero escucharte con el alma abierta.
Dame un corazón dispuesto al Sí,
dispuesto a entregarse,
con libertad, con audacia, con confianza.

Somos tu familia y precisamos sacerdotes,
con tu mismo corazón, con tu olor a oveja,
animosos y remando mar adentro.

Precisamos consagrados,
proféticos testigos de tu Reino, de tu sueño,
alegres en la entrega y el coraje.

Precisamos familias,
cunas de un amor que nunca pasa,
escuelas de un amor a pura entrega.

Aquí estás, Señor, pasando por la orilla,
haciendo resonar tu llamado en mi vida,
dame tu mano, dame la fe, dame la fuerza,
y quemá en tu amor estos temores,
las angustias, los egoísmos, las demoras.

¡Aquí estoy, Señor, con Vos…y vos conmigo!

Virgen del Rosario,
Madre de las vocaciones:
Ruega por nosotros

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print